El día que Soconusco puso fin a un cacicazgo

Después del mini cacicazgo que los habitantes de Soconusco –pueblo de origen náhuatl- tuviera que padecer durante 10 años, el 04 de junio de 2017 determinaron poner un alto a los hermanos Cuauhtémoc, Jorge Alberto y José Francisco Baruch Custodio (todos ex alcaldes) y optaron inteligentemente por otra fórmula y así fue como emergió la figura de Rolando Sinforoso Rosas, abanderado por el Partido Movimiento Ciudadano que le ganó en buena lid a Carlos Damián Baruch Custodio.

Transcurridos casi 10 meses de su incipiente gestión, aquél municipio sureño de 10 mil 500 habitantes, respira aires de libertad.

“…La noche del 04 de junio (17) hubo tensión, pero al mismo tiempo cientos de familias eufóricas salieron a las calles celebrando un sueño largamente acariciado, elegir a uno de los suyos como su representante”, me cuenta una maestra jubilada y comerciante que ya pasa de las 65 primaveras.

“Esa noche del puro pinche gusto del triunfo de Rolando le perdí el amor 20 cartones de cuartito –cerveza corona- y nos pusimos hasta atrás la familia y vecinos, no era para menos amigo, ya era mucha la ambición…Esa noche iba a ver pedo, pero hubo peda (risas a pierna tendida)”.

Acto seguido rememora: del 2008 al 2010 fue presidente Cuauhtémoc Baruch Custodio, del 2010 al 2013 nos endosó a su hermano Jorge Alberto, del 2014 al 2017, nos imponen a José Francisco y José Francisco con el apoyo del resto de sus carnales, nos quiso recetar al otro hermanito (Carlos Damián) ¿Pues de que se trataba? ¿Pensaron que el ayuntamiento era una empresa familiar?

“Entendíamos que en el subsuelo de nuestro pueblo existen minas de sal, pero no era para tanto”, cuenta antes de soltar sonora carcajada, al tiempo de resaltar una de las primeras acciones de su presidente.

“¿Cuándo entraste al pueblo te diste cuenta que en el Tebaev ya se construye una barda perimetral? Pues bien, esa se está haciendo porque por años la estuvieron solicitando maestros, alumnos y padres de familia y ni pa’trás ni pa’delante, tuvo que llegar Rolando”.

Termino de dar el último sorbo a mi “chispa de la vida”, me despido de mi nueva amiga y me encamino hacia el Palacio Municipal. A diferencia de otros alcaldes, Rolando Sinforoso no distingue a nadie en el orden de atención. Su asistente Germán solo utiliza la agenda cuando su jefe viaja a Xalapa o a la Ciudad de México a gestionar proyectos.

Rolando Sinforoso, es un empresario (de los escasísimos del pueblo) dedicado por tradición familiar a la fabricación y venta de muebles. Su empresa genera más de 80 empleos, casi a la par de las plazas del ayuntamiento. Trae formación militar y con esfuerzo propio se graduó como licenciado en administración de empresas en una universidad particular.

Tras antesala de 25 minutos, me recibe en su oficina. Observo a un hombre que mira fijamente a su interlocutor (dicen los estudiosos que aquél que esquiva la mirada no es sincero), tras el saludo de mano, inicia la conversación, pero antes coloca su palma sobre una biblia abierta (salmo 91) que tiene en su escritorio y continuamos con la plática.

¿Cómo empezó esta historia alcalde?
-Empezó de cero, como todo, comenzó cuando cientos de familias de mi pueblo determinamos que Soconusco ya no podía seguir detenida en el tiempo.

Fue entonces cuando desde la A.C. Unidos por Soconusco –recuerda- “empezamos a recorrer los 14 núcleos de población y a elaborar un plan maestro para generar beneficios…hasta que con la bendición de Dios, llegamos aquí”.

Rolando Sinforoso es uno de los pocos alcaldes veracruzanos –el otro es Fredy Ayala de Sayula de Alemán- que desde el inicio de su gestión dona íntegramente su salario mensual a alguna asociación religiosa.

“Lo hago porque no vine aquí por ambición al dinero, no soy millonario, pero he demostrado un modo honesto de vivir”, argumenta ante mi cuestionamiento.

¿Pero por qué a las iglesias?
Se recarga en su sillón, gira su mirada hacia el techo y prorrumpe:
“A Dios le debo todo ¿O te parece poco que tres días antes de las elecciones, católicos y evangélicos iniciaran intensas jornadas de oración para que su amigo Rolando triunfara? Esto no lo puedo pagar ni con la vida misma”, exclama emocionado.
Los Rosas y los Sinforoso han estado presentes en la vida política de Soconusco. Entre 1952 y 1955 fungió como alcalde Armando Rosas Limón, Odórico Rosas González de 1973 a 1976, Wenceslao Patraca Sinforoso de 1979-1982, Roberto Valentín Sinforoso de 1995 a l1997 y de 2001 a 2004.

Por las venas de los auténticos soconusquenses corre sangre Náhuatl. Ha sido un pueblo amistoso, de tradiciones y costumbres muy propias.

La feria de la sal –más allá de un interés mercantil- es por mucho, un homenaje a su tradición y principal recurso mineral. Amén de los manantiales que de ser explotados correctamente, pronto podría resolverse la escasez del vital líquido no solo en ese municipio sino también en Texistepec.

En los casi diez meses, el gobierno de Sinforoso Rosas ha garantizado la seguridad de sus gobernados, impidiendo a través del cuerpo policiaco, la presencia de grupos delictivos.

Y como el movimiento (ciudadano) se demuestra andando, éste año ordenó la construcción del domo central en el parque, así como pavimentación con concreto hidráulico de diferentes calles, entre estas la 20 de noviembre y Adolfo López Mateos.
En el Barrio Santa Cruz emprendió un programa de guarniciones y banquetas así como la reposición de lámparas de alumbrado público. Otra acción importante por concluir, es un colector pluvial para evitar inundaciones en el barrio La Deportiva
En materia de agua potable expone que en coordinación con su colega de Texistepec, Saúl Reyes, planean gestionar recursos federales para construir una pequeña presa en el ejido Chalcomulco, convenciendo en primer lugar a sus habitantes para que accedan al proyecto.

Esta fuente de abastecimiento podría resolver en definitiva la falta de agua potable en Texistepec y Soconusco, “Por eso es importante tener una visión más regionalista. Solos no podríamos”.

Se hace tarde, decido regresar a Acayucan, pensando cuán importante es que Soconusco jamás pierda esa esencia de pueblo, que grandes ciudades anhelan ahora que la inseguridad se ha apoderado de ellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here