Mario Delgado sí tomó curso ligado a NXIVM: ‘Asistí de buena fe y antes de las acusaciones’

El presidente de Morena, Mario Delgado, señaló que sí tomó un curso en una asociación ligada a la organización NXIVM; sin embargo, precisó que lo hizo de buena fe y mucho antes que las denuncias de violencia sexual salieran en contra del líder Keith Raniere.

En una carta difundida en sus redes sociales, el morenista precisó que asistió a programas de gestión de liderazgo y éxito corporativo, pues siempre ha buscado continuar con su desarrollo personal y profesional.

Delgado señaló que, antes de él, varios políticos, periodistas, líderes de opinión y famosos habían tomado y recomendado el mismo curso, por lo que decidió conocerlo y sumarse al proyecto.

“Cuando asistí de buena fe y en busca de la mejora de mi capacitación personal -como es el caso de más de 15 mil mexicanos y mexicanas víctimas de la estafa- se desconocía totalmente cualquier implicación ilegal de esta institución o sus directivos en los hechos que posteriormente salieron a la luz”, señaló Mario Delgado.

El diputado con licencia aseguró que la difusión de esta información forma parte de la guerra sucia de la derecha en contra de la llamada Cuarta Transformación.

“Existe una enorme diferencia entre haber sido engañado para tomar un curso y haber participado en una red criminal”, acotó.

Las palabras de Delgado son en respuesta a la nota publicada este jueves en el portal Animal Político sobre la inscripción del morenista en la Sociedad de Protectores (SOP), una organización alternativa del Executive Success Program (ESP), nombre que utilizaba NXIVM en México.

NXIVM y ESP fueron señaladas por múltiples víctimas de abuso sexual, tráfico de personas y lavado de dinero. El líder de la organización, Keith Raniere, fue detenido en Puerto Vallarta, Jalisco, en marzo de 2018.

El sujeto, también conocido como Vanguardia, fue sentenciado a cadena perpetua el año pasado en Nueva York por haber engañado a decenas de personas con sus cursos; especialmente mujeres, quienes eran convertidas en esclavas sexuales.

Los cursos eran ofrecidos como una alternativa para que las personas potenciarán su desarrollo personal, por lo que fueron tomados por miles de personas en México y los Estados Unidos.